Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su expericiencia de usuario.

Facebook

facebook

Práctica de Iniciación al Mindfulness

Mindfulness

La meditación Mindfulness normalmente comienza con la práctica de la concentración a través del siguiente ejercicio.

Un minuto de atención plena: nuestra respiración.

Este es un ejercicio fácil de realizar en casi cualquier lugar y momento del día y es la base fundamental de una técnica de meditación mindfulness correcta, pues la respiración es el estímulo objeto de meditación por excelencia.

Consiste en focalizar toda nuestra atención en la respiración durante un minuto. Para ello, adoptaremos una postura cómoda, sentados, tumbados o incluso de pié, dejando los hombros caidos y sueltos y alineando nuestra columna con el eje natural de nuestra espalda.

Desde el principio, asumiremos que nuestra mente tenderá a distraerse y deambulará (porque lo hará) entre el flujo de nuestros pensamientos, especialmente si somos propensos a la preocupación. Cada vez que nos demos cuenta que nuestra mente se distrae y se aleja de la respiración, solo tendremos que devolverla suavemente hacia nuestro abdomen y a la sensación asociada a cómo entra y sale el aire, sin importarnos lo que haya distraído nuestra atención y, sobre todo, sin juzgarlo ni juzgarnos por ello.

Con los ojos cerrados o abiertos, si así nos sentimos más cómodos, fijaremos nuestra atención en el abdomen, sintiendo como se expande suavemente al inspirar y como desciende al espirar. Mantengamos nuestro foco atencional en la respiración, “estando ahí” con cada inspiración y espiración completas, como si flotáramos sobre las suaves olas que se producen en nuestro cuerpo, concentrándonos en las sensaciones cambiantes que se producen ante el sonido, el ritmo de la respiración y el movimiento de nuestro vientre que lo acompaña.

Podremos realizar este ejercicio las veces que deseemos para ayudarnos a restaurar la mente y liberarla de pensamientos intrusivos, consiguiendo claridad y tranquilidad

ADAMSON PSICOLOGÍA. Mª Ángeles.

Menú móvil

Menú móvil